Tormentas Paradigmáticas

Aquellas perturbaciones que se ajustan a mi propia idea mental del concepto tormenta...

martes, octubre 24, 2006

Breve reflexión con maltesers y un café solo

Ser feliz, o no serlo, casi siempre depende de uno mismo. De la capacidad de abstracción, de la relativización de los problemas, del potencial que uno tiene para valorar las pequeñas cosas y vibrar hasta con los más ínfimos acordes. En mi caso particular, tiendo a sentirme desbordada por las circunstancias, a tener un punto álgido de bajón, aunque suene a paradoja, pero casi siempre acabo encontrando una corriente subterránea de ánimo que me permite levantar la cabeza de nuevo. Malditas cervicales destrozadas. No sé si soy fuerte, a veces me siento tan frágil. Uno nunca aprende del todo como es, eso de "conócete a ti mismo" es una patraña.

3 comentarios:

A las 24/10/06 19:50 , Blogger zorgin ha dicho...

hace tiempo y a lo lejos pusimos en la pizarra, felíz a cualquier costo o las reglas están para algo (más o menos era así)...
donde estabas?

 
A las 24/10/06 20:03 , Blogger Malenita ha dicho...

Quién sabe... tengo una ligera inclinación a perderme las conversaciones más interesantes. Y ya sabe, Zor... el tiempo, mi problema fundamental.

 
A las 25/10/06 17:23 , Blogger vic ha dicho...

creoque te conocés bastante. de ahí saber siempre para dónde ir o qué hacer es oooootra cosa. también para eso están los amigos, para sostener esa parte frágil. y creo que tenerla y reconocerla es un buen punto.
el tiempo... el tiempo dirá, como siempre. (sensación de que es otra patraña a veces, no?) :P

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal